Un golpe con estilo llegará a las salas de cine este 21 de abril, con un gran elenco, una historia medio divertida y una realidad muy triste.

Morgan Freeman, Michael Caine y Alan Arkin son tres ancianitos jubilados que disfrutan de una módica pensión con la cual viven al día y no le piden más a la vida. El problema comienza cuando el banco que ha llevado sus finanzas toda la vida los estafa y les quiere quitar absolutamente todo. Es ahí cuando a manera de venganza deciden asaltar el banco, obviamente es un plan descabellado y nada fácil porque ¿qué saben 3 ancianitos retirados sobre cómo robar un banco?

El meollo de esta historia es la manera en que los tres se preparan para el gran asalto, es prácticamente todo un entrenamiento y lo entretenido y atrapante es que no sabemos si lo lograrán y cuando crees tener ya todo seguro y resuelto la historia da pequeños giros que harán que no pares de morderte las uñas.

Un golpe con estilo tiene su base en centro en las actuaciones de los 3 actores principales, quienes debido a su extensa carrera saben perfectamente lo que hacen, sin emabargo no se ofrece más que eso, es una película que te sacará una que otra carcajada y estará bien si no tienes nada mejor que hacer este fin de semana.

No es un desperdicio de tiempo y dinero pero no es la mejor inversión.

Lo más impactante de la historia es que estos casos llegan a ser ciertos, -los de viejitos sin dinero, no lo de que asalten bancos- sobre todo en México las personas de la tercera edad viven muchas veces en situaciones precarias, tener una pensión después de tantos años de trabajo pareciera un lujo y desafortunadamente estas situaciones están llevando a delincuencia y a que la gente pida dinero en las calles. Y es así como una historia como la de Un golpe con estilo pasa de ser curiosa y simpática a ser nuestra triste realidad 😦