Dunkerque es la nueva película del director Christoper Nola (Batman El Caballero de la Noche) en la que nos presenta un gran elenco que va desde Tom Hardy, Cillian Murphy, Mark Rylance y el novato en el cine Harry Styles.

La historia gira en torno a la guerra de Dunkerque, durante la Segunda Guerra Mundial más de 400 mil soldados ingleses quedaron atrapados a la orilla de la playa de Dunkerque, quedando expuestos a ataques y sin escapatoria alguna.

Nolan decidió que sería buena idea hacer una película de cómo estos hombres sufrieron mientras esperaban quien los rescatara.

Dicho esto, hablemos de lo padre y no tan padre de esta película:

Lo padre:

Esta historia -al ser verídica- puede destapar muchas emociones, pero por la manera en que la retrata Nolan no sólo destapa emociones sino que las lleva al límite, tanto, que puedes sentirte parte de esta fatal guerra.

Claro que esto de las emociones no se logra por casualidad, ya que la musicalización de la cinta juega un papel importante y crucial que nos mantiene al filo cada segundo.

Las actuaciones por supuesto no se quedan atrás; Tom Hardy implacable, y la sorpresa del día: Harry Styles. Si bien no es la mejor actuación que se ha visto, para ser su primera vez y por el tipo de película en la que se encuentra, Styles se comporta a la altura y demuestra que podría irle bien en el mundo de la actuación.

Lo mejor de esta película sin duda es que es muy humana y es inevitable no sentir la pena, el dolor y la desesperación que cada uno de los participantes sintieron.

Lo no tan padre:

Ésta seguro no es una película para todos, porque a pesar de tener una duración de sólo una hora con 40 minutos, se vuelve muuuy larga y si no logras conectar con los personajes y la historia se te hará pesada.

Si te pierdes un segundo no comprenderás lo que está pasando, es una película que requiere toda tu atención y concentración ya que los tiempos en que se desarrolla la historia podrían parecer confusos.

Y tú… ¿te animas a ver Dunkerque?