Por: Paola Morales (@Paoi_Mm)

 

Seguramente han visto más de una vez una ilustración de un Tsunami que amenaza a lo que parece ser una pequeña embarcación, la obra más representativa de Katsushika Hokusai, emblemático artista japonés, cuya vida y obra son exploradas en este documental.

La Gran Ola de Kanawaga ha recorrido el mundo, tanto así que hoy es parte de la cultura popular y se puede encontrar hasta en artículos de uso personal, como palillos para comida.

Si ponemos más atención podremos darnos cuenta que sus trazos resultan definidos y en conjunto con las tonalidades de azul cautivan la atención de cualquiera que la vea.

La ola resulta tan imponente que su tamaño supera el Monte Fuji, el más alto de Japón, representado en la parte posterior de esta pieza, todas estas características dan como resultado un deleite para los ojos que osan verla.

Pero esta no es la única obra que realizó el pintor, sin duda una de las partes más sorprendentes del documental es la cantidad de trabajos realizados por el artista originario de Edo, región actualmente conocida como Tokio. Además permite al espectador sumergirse no sólo en su vida, sino en todo una cultura, en una manera de pensar y en una aproximación al arte muy particular.

Mediante los testimonios de curadores internacionales y estudiosos de la vida del artista, se hace un análisis de su obra llena de elementos controversiales para la época y retos técnicos.

Lo que hace a este documental diferente de cualquier otro es que además de haber sido supervisado por expertos en la materia, al final del relato biográfico permite al espectador dar un recorrido guiado por la exposición del British Museum “Hokusai: Beyond the Great Wave”, y apreciar sus pinturas como si estuviera en Inglaterra.

La película resulta una perfecta elección para los amantes del arte, para quienes quieran conocer un poco más de cultura japonesa o bien para cualquier mente curiosa que busque alguna alternativa al cine comercial.