Jeff Bauman, el chico que nunca aparece y  que falla siempre como novio decide aparecer en la línea de meta para apoyar a Erin -la chica a la que tantas veces le ha fallado, desafortunadamente en ese preciso lugar fueron colocadas bombas que acabarían con las piernas de Jeff.

Es por este suceso que Bauman tendrá que encontrar la fuerza para seguir viviendo mientras es el héroe américano que identificó a los terroristas y los ojos del país se posan sobre él.

En esta película Jake Gyllenhaal, quien interpreta a Bauman demuestra que tiene un gran talento actoral al llevar los niveles de sentimientos como montañas rusas, y con esto lograr que el espectador sufra, sonría y se inspire junto con él.

Gyllenhaal con sus facciones, sus distintos tonos de voz y con una sola mirada logra que empates con su personaje, y ofrece con su actuación el que se recapacite sobre las zonas de confort en las que como seres humanos caemos a veces. Aunque no te falten tus piernas, después de ver esta película valorarás la vida y las oportunidades que esta ofrece.

Tatiana Maslany -a quien recordamos por la serie Orphan Black- le da batalla a la actuación de Jake, y logra de cierta manera seguir el ritmo. Sin embargo podría considerarse una actuación un poco baja si la comparamos con su trabajo como sestra en Orphan Black.

Más fuerte que el destino nos presenta una montaña de emociones al mismo tiempo que nos cuenta una historia basada en hechos reales, y quizá su desacierto es el tomar como estandarte el “patriotismo” y volver a la cinta un mensaje de que “ningún terrorista podrá con Estados Unidos” En este sentido, la película Día del Atentado le lleva una ventaja al manejar como mensaje principal la empatía y el amor.