El señor y la señora Grey están por fin unidos en sagrado matrimonio, disfrutan juntos de su vida de ricos y de mucho sexo. Pero todo se opaca cuando un enemigo quiere destruir a la feliz pareja y a toda la familia.

50 sombras liberadas marca -por fin- la culminación de esta saga que no ha sido tan afortunada con las criticas y cierra con este final flojo.

¿Qué es lo que tiene de malo 50 sombras? A mí punto de vista: Dakota Johnson, ha esta actriz le quedó muy grande el saco de Anastasia Steel -y eso que no era tan difícil de llenar- pero su poco carisma, el que no tiene nada de expresión y mucho menos matices actorales convierten a esta película -y a la saga en general- en una cinta sin chiste y mojigata. Y es que yo luzco más feliz y con más adrenalina conduciendo mi Chevy en el segundo piso del Periférico, que ella conduciendo junto al “amor de su vida” un auto deportivo.

Jamie Dornan no se salva de estas críticas, ya que hace ver al señor Grey como un millonario más del montón. Es de cuestionarse su actuación ya que lo hemos visto en distintos papeles y lo hace sorprendentemente bien, quizá es que ni el mismo cree que pueda someter a mujeres a sexo masoquista o quizá su compañera de reparto no le inspira a sacar lo mejor de él ni siquiera para esta última película que es cuando más cercana se debía sentir a la pareja.

Cualquiera que sea la razón por la cual la pareja no haga click, estos dos son sólo la punta del iceberg en los problemas de la cinta. La historia, el contexto y el tema no ayudan en nada. Estamos en pleno siglo XXI y Anastasia Steel se siente especial porque un millonario con problemas de una infancia mal curada jura que cambiará y dejará de ser machista y controlador sólo por ella…

Y a todo este contexto no ayuda -de nuevo- la actuación de Dakota quien en ningún momento explota los puntos clave de su personaje, como cuando enfrenta a Christian, y le deja claro que no puede irrumpir en su trabajo…

En fin, a pesar de todas las fallas y de la poca emoción que se siente al verla tiene dos puntos a favor: La fotografía y el soundtrack.