El cine mexicano es el centro de atención de muchas polémicas. Mientras la taquilla y el público ama las comedias como Una Mujer Sin Filtro y La Boda de Valentina la crítica las destroza y las aborrece.

Pero, quizá con la nueva película mexicana Mía Tuya, te la apuesto quizá la crítica y el público estén de acuerdo y no de una manera favorable para el filme.

Adrián Uribe representa a un hombre mexicano aficionado del fútbol y la selección, es como su religión y no se pierde ni un partido tiene la fiel creencia de que sí él ve los partidos la selección no pierde. Tiene un trabajo como funcionario de alguna dependencia gubernamental y pa’ pronto es un hombre muy conformista que no ve más allá del fútbol.

Su vida se complica cuando apuesta todos sus ahorros y los de su esposa con distintas personas. Con su tío a cambio de una casa, con su jefe y así se va metiendo en más y más líos.

Esta película pudo ser una gran crítica a la sociedad y a la mentalidad mexicana, pero el principal problema es que el problema no termina de cuajar, los personajesse sienten improvisados igual que sus infortunios y ni hablar del final que termina por arruinar todo lo que ya estaba mal.

No dudo que haya mucha gente que sea igual que el personaje de Adrián Uribe, y que hay muchas fallas en el fútbol mexicano y su selección. Dentro de lo poco que me pudo gustar de la película es el que deja al descubierto que en sí el fútbol no es el problema, es sólo un deporte y lo que de verdad nos acaba como sociedad es la mentalidad y forma de vids conformista que llevamos.

Otro punto rescatable es la actuación de Julieth Restrepo, quien interpreta a la espeosa de Adrián Uribe. Ella lo da todo en su papel de mujer decepcionada que espera que su esposo cambie en algún momento.

Mía, tuya, te la apuesto es una película que yo evitaría a toda costa, y no porque hable de fútbol.