Sherlock Holmes -el detective más increíble creado por Arthur C. Doyle- ha sido retratado de muchas formas en la pantalla grande. Desde un ratón inglés llamado Bacil hasta uno interpretado por Robert Downey Jr.

Y ahora Jhonny Depp lo interpre como un gnomo de jardín llamdo: Sherlock Gnomes.

De nuevo, la franquicia de Gnomeo y Julieta busca sacar un clásico literario y convertirlo en una historia para niños.

A diferencia de muchas opiniones, en lo personal encuentro esta película poco atractiva para los más pequeños. Esto es, porque a pesar de sus brillantes colores la historia no es lo suficientemente atrapante para su target.

En Sherlock Gnomes, nos muestran a un personaje inclusive más irritante y egocentrico que el literario que inclusive cae un poco en la exageración con el afán de dejar claro el mensaje de que hay que ser buenos con nuestros amigos. Pero quizá ese es el principal problema de la cinta, se esfuerzan demasiado.

Si buscas una película en la que un pequeño de 4 años se quede embobado viendo la pantalla… esta no es esa película. Quizá a niños mayores de 7 años el detective gnomo logre llamar su atención.

Pero, para no ser tan injusto con la cinta debemos aplaudir que está lleno de referencias a las novelas de Sir Arthur. Como fan de la novela es agradable ver que no solo tomaron el nombre del detective más afamado, sino que inclusive incluyen a su mayor enemigo Moriarty y su eterno amor Irene. Al menos en esa parte los creadores hicieron su tarea.