Jurassic Park fue una tremenda revelación para su época. Se caracterizaba por el suspenso y obviamente por la idea refrescante de mostrar criaturas magníficas y extintas.

En la primera película: Jurassic World no se sienten tanto estas características, sin embargo fue de manera placentera que Chris Pratt y Bryce Dallas presentaron de nuevo a los dinosaurios, tan de buena manera que tuvimos una secuela… El Reino Caído.

Dentro de esta película podemos hablar de buenos parámetros y desempeño en cuanto a efectos especiales, actuaciones y casi todo lo técnico de la cinematografía se lleva sus puntos positivos e inclusive, podríamos decir que se siente un poco la esencia de suspenso que marcó Steven Spielberg…

¿Pero? Tiene un pero MUY grande… su guión. La historia es inconsistente, sin un ritmo atrapante y peor aún incoherente. Y sí, es una película en la que los dinosaurios están vivos no hay nada menos realista que eso, sin embargo, dentro de su propio universo es ilógica al grado de llevar la su “ciencia” a niveles absurdos. Y a eso podemos sumarle el costo malbaratado de los dinosaurios o lo increíblemente grande que es el sótano de la mansión capaz de albergar a 25 especies de dinosaurios gigantes. Yo ya no puedo seguirles el ritmo con todo eso.

Desafortunadamente todo lo que caracterizaba y lo que hacía buena a la saga de dinosaurios se vio explotado hasta límites inimaginables. Me encantaría saber qué opinión le merece a Spielberg todo el desastre que se ve en esta nueva cinta.