Macabra y atrapante ¡Bienvenido al aquelarre!

Es natural que si viste la versión noventera tengas tus dudas al respecto, pero puedes dejarlas de lado, claro que de entrada debes saber que Salem apenas tiene una línea y puedes olvidarte de la ironía y el sarcasmo que era prácticamente lo que le daba vida a aquel show.

Sin embargo lo que era la peor desventaja de la primera versión, es la fortaleza de esta nueva entrega, la serie funciona por la increíble actuación de Kiernian Shipka como Sabrina y un guión completamente alucinante.

Hay referencias y guiños a un montón de clásicos como Beetlejuice, Cementerio de mascotas, El Exorcista, e incluso Pesadilla en la calle del infierno, así como al misticismo y el obscurantismo que por décadas nos han contado sobre la iglesia de Satanás y la cultura de las brujas, sin olvidar la caza y genocidio de las mismas.

Lo más impresionante es el magistral manejo de las escenas grotescas y gore, están llevadas con mucha precisión y sin sobre explotarlas se disfrutan al máximo, sin ánimo de spoilear, cuando Sabrina enfrenta al demonio de las pesadillas puedes quedar totalmente fascinado, pero el mejor momento de la serie, si se trata de elegir, no podemos pasar por alto cuando practican un rito de necromancia.

Justo en ese instante cuando Sabrina hace algo de naturaleza completamente malvada, en medio de un pentagrama, puedes pensar “carajo esto es en serio, no creí que tuviera las agallas”. Porque seamos honestos ella navega con bandera de chica buena y resulta que es una poderosa y brutal bruja pero adolescente a final de cuentas y comete errores, y son esos mismos errores lo que la llevan a meterse en problemas más grandes cada vez, pero el trasfondo de sus motivaciones es lo realmente valioso, Sabrina no quiere ser bruja, ella es mitad mortal y quiere aferrarse a eso porque es su mundo y está el chico que ama, en este sentido podemos decir que Ross Lynch cumple en el papel de Harvey Kinkle, su personaje sufre mucho y no puedes evitar preguntarte ¿Qué rayos hace la protagonista con él?

Claro que no todo es perfecto, los personajes de apoyo tienen muchas fallas y a veces parece que sólo están ahí flotando porque el guión lo requiere, pero hablando particularmente de las dos amigas de Sabrina, podríamos describirlas como personajes odiosos y un poco desesperantes que no aportan nada hasta el final de la temporada.

En cuanto al personaje de Ambrose Spellman, parece aquel que está para respaldarla y muchas veces funciona como Deus ex Machina para sacarla del lío en curso, pero una vez más Netflix nos mete lo políticamente correcto hasta por los codos y hace al personaje afroamericano homosexual, si eliminamos esa subtrama realmente no pasa nada, es decir, no está mal pero no era necesario.

En contraste, los personajes de las tías realmente se sienten y aportan mucho, en especial Miranda Otto en el personaje de la tía Zelda. Cabe resaltar a Tati Gabrielle en el papel de Prudence, la rival y bruja que se dedica a hacerle la vida imposible a nuestra protagonista es asombrosa.

Pero si nos vamos a grandes interpretaciones, sin duda la serie se la llevan Michelle Gómez y Richard Coyle, interpretando a la madre demoníaca y al Sumo Sacerdote respectivamente.

Hagamos una pausa y hablemos más explícitamente del papel de Michelle Gómez, ella es una bruja excomulgada cuyo único objetivo es convertir a Sabrina en una bruja poderosa y despiadada, poco a poco comienza a armar un complejo plan para ganarse su confianza, corromperla y hacerla firmar en el libro de la bestia haciéndola una bruja completa.

Se trata del estereotipo de villano que da gusto ver, porque se encuentra dos pasos adelante de la protagonista y cuando hace su jugada logra credibilidad y continúa con sus temibles planes.

Ya casi para concluir debemos señalar un tremendo error, de inicio parece que está situada en los 60s, hay cine, fotos y televisión a blanco y negro pero vemos una Laptop, de hecho terminamos asumiendo que sí, son los 60s, por la vestimenta y el tipo de censura que llegan a enfrentar los protagonistas respecto a ciertos temas. Además de que la película que están viendo en el cine en el primer episodio es “La noche de los muertos vivientes”, estrenada en 1968. Pero en un episodio, inverosímilmente vemos que Harvey tiene un smartphone, y le desvía la llamada a Sabrina, pero nunca más vemos otros, además de que los protagonistas todo el tiempo se comunican por teléfono fijo, y nadie habla de usar Internet, pero en fin, detalles.

En resumen El mundo oculto de Sabrina casi hace que se te olvide aquella comedia donde se veía por el personaje cómico (Salem) y te sumerge en una historia oscura y asombrosa que puede ponerte bastante nervioso por momentos, nuestra protagonista es impulsiva y rebelde, pero hace todo con las mejores intenciones, la escena final es simplemente perfecta y sin duda esperamos con ansias la segunda temporada pues dejó varias preguntas y en definitiva el personaje madura y cambia por completo en los 10 episodios, te encariñas con una tierna, empática y amorosa Sabrina pero terminas admirando a una brutal y poderosa bruja que ha cruzado una línea y no sabemos si pueda retornar…

Calificación 9: Alucinante.