La biopic de Motley Crue, una historia plagada de alcohol, sexo, drogas y tragedia.

Dirigida por Jeff Tremaine, sí, el mismo que dirigió las insoportables Jackass y basada en la autobiografía de la banda, The Dirt, es un producto para los entusiastas del verdadero desmadre, no hay otra manera de decirlo, Mötley Crüe fue un dolor de cabeza para el rock en los 80’s y esta historia lo retrata de manera perfecta, desde Tommy Lee corriendo en calzoncillos de leopardo, hasta Ozzy Osbourne aspirando hormigas y Nikki Sixx tocando fondo con las drogas, esta película tiene dos caras, la primera mitad está plagada de excesos y el dulce néctar de la fama que implica ser una estrella de rock mientras que la segunda mitad del filme es más dramático, prácticamente es pasar factura a lo que la banda estuvo haciendo, aquí, hay que decirlo tiene un punto malo, si bien retratan bien los escándalos y las tragedias, se resuelven muy rápido, queda claro que el punto, es más que nada, mostrarle al mundo que Mötley Crüe sabía divertirse y que el caos los acompaña. El tiempo en pantalla es más sexo y drogas que música y hasta que diálogo.

NF_D_JGN-D14-5180.raf

Las biopics de rock alcanzaron su punto más alto, quizás con Bohemian Rapsody, pero esta se enfocó en la música, no en los excesos, The Dirt es lo opuesto, nunca vemos a los protagonistas buscando inspiración, los vemos grabando un par de veces pero jamás el proceso creativo de su música, al contrario los vemos despertar tarde, emborracharse, drogarse y tener sexo con un montón de mujeres, no sería raro que tan pronto como la gente la vaya viendo (recordemos que tiene tan sólo tres días en NETFLIX), vayan apareciendo críticas sobre machismo o una cosa similar.

PERSONALMENTE la cinta está bien. No es épica, pero es divertida y trágica, no es una obra maestra pero es entretenida y desde que sabes que trata de Mötley Crüe entiendes a lo que vas, sabes que vas a ver a 4 descarriados auto destruyendose, así que la película cumple porque así eran las cosas en los 80’s, esperemos que lo políticamente correcto no la afecte en cuánto a todos los excesos que vemos retratados.

Finalmente resaltemos la actualización de Douglas Booth, en verdad se lleva la cinta, sin ánimo de hacer spoiler hay una escena de sobredosis y otra de una boda, en ambas se luce de manera espectacular, en serio le crees y piensas que no quisieras estar en sus zapatos.

the-dirt-1-1553178782

La película no es un hito, las canciones de Mötley Crüe no volverán a repuntar en Spotify como pasó con Queen o con el propio Luis Miguel pero la película cumple en lo que te vende y lo más importante, te tiene pegado esperando a ver que otra cosa hacen, porque eso sí, hay cosas que son calca de la vida real, incluso hay un comparativo de la cinta con escenas reales de sus conciertos o grabaciones de su día a día, la complejidad de adaptar algo de manera casi idéntica es en verdad alucinante.

¿Qué te pareció de The Dirt? ¿Ya conocías a Mötley Crüe?