Si esta cinta se puede describir en una palabra, sería: Sorpresa.

Después de que Homecoming decepcionara a más de uno, Far From Home se perfilaba para seguir un mismo camino tanto por el hate del fandoom más purista como de aquellos que no terminaban de empatar con el personaje dado el enfoque que se le estaba dando.

Parece que en esta ocasión Jon Watts aprendió la lección y nos brinda una versión mejorada de Spidey, más inteligente y un poco más curtido pero aún sin saber el potencial que puede alcanzar como héroe, y es aquí donde el personaje crece, después de cometer un tremendo error y recibir una derrota en verdad dolorosa, Peter Parker empieza a confiar en sus habilidades y mantener sus responsabilidades como héroe para remediar sus equivocaciones.

Tom Holland como siempre luce cómodo en el papel, ya está más que acostumbrado a encarnar al arácnido y las escenas de acción, así como los balanceos lucen fantásticos en pantalla.

Si alguien se roba la película, sin duda es Jake Gyllenhaal, Mysterio bien podría ser descrito como el mejor villano de las películas del cabeza de red hasta el momento (esto no es spoiler no nos hagamos tontos, todos sabemos quién es este personaje y si no, has estado viviendo bajo una roca).

Finalmente los personajes de apoyo funcionan bastante bien, es extraño ver a Fury tomando un rol serio en medio del sentido humorístico que rodea a Spidey. La película cumple perfectamente bien y tiene ese día elemento que no habíamos sentido desde hace mucho en las películas de Spidey: Ganas de más.

Spoilers a partir de aquí

Ya leíste el aviso, así que ahora sí se puede analizar correctamente esta cinta. Debería existir una mejor manera de describir lo siguiente pero parece lo más indicado: Mysterio es un verdadero dolor de huevos.

Así de sencillo, Jake Gyllenhaal encarna a un villano que ataca a Peter a nivel personal y ni se diga psicológicamente, lo manipula a su antojo y sin una pizca de remordimiento logra hacer pedazos su orgullo al punto de sentirse desesperado, vulnerable y confiarle el único recuerdo que Tony Stark le dejó.

Hablemos de E.D.I.T.H. ya se vio en los promocionales los lentes que Tony le hereda a Peter, sin embargo no pensamos que fuera algo más relevante que otro juguete tecnológico, grave error, toda la cinta gira en torno a este sistema inteligente y Peter lo pone voluntariamente en las manos del villano.

Mysterio es el rey del engaño, tiene una habilidad impresionante para manipular a todos, incluso a Nick Fury… O bueno al menos eso pensamos ya que la segunda escena post créditos nos demuestra que Fury no es en realidad tan confiado ya que después de todo no era Fury si no el Skroll que ya vimos en la cinta de Capitana Marvel llamado Thalos.

En fin, volviendo a Mysterio, pudimos ver varias escenas sacadas de los paneles de los cómics que incluso nos remontan a la serie de los 90s, las ilusiones de este villano se tornan piscológicas e incluso perturbadoras, pero son tan eficientes que terminan llevando a Peter a ser ¡arrollado por un tren! Pero sabemos que Spider-man siempre se levanta y es aquí dónde aprende que no debe ignorar su sentido arácnido, cuya capacidad teme un poco o al menos es lo que nos dan a entender y la razón de porqué no lo utilizaba.

Y hablando del sentido arácnido, rebautizado en esta cinta, aunque seguramente no por mucho, la escena donde decide cerrar los ojos y atacar a Mysterio sólo con él, incluso después de agotar su telaraña, es alucinante, no logra acabar con la última ilusión y aprendió a ser desconfiado desviando incluso un disparo a centímetros de su cara cuando daba por derrotado al villano.

Lo malo

No todo es miel sobre hojuelas y hay que hablar de ello también, las motivaciones de Mysterio y su equipo, aunque plagadas de referencias, no agradan del todo, ya que son las mismas que vimos en Vulture la cinta pasada, resentimiento contra Stark. Sin embargo vimos una referencia a Dmitri Anatoly, Camaleón, pa’ los cuates.

Otra cosa que no agrada del todo es la participación de MJ, aunque la primera la pongan como interés amoroso de Spidey, no señores, ella no es Mary Jane Watson y no nos lo tragamos, no tendríamos quejas si su personalidad no fuese tan gris, es culpa del guión y no de Zendaya, cuya capacidad actoral no está en tela de juicio.

Lo mejor

Simplemente la primer escena post créditos es brutal, sencillamente arrolladora, alucinante y pone a nuestro héroe nuevos retos que ningún otro Spidey en el cine ha enfrentado, esta escena destaca a J. K. Simmons en su regreso al papel de JJ Jameson.

Se revela un vídeo orquestado por Mysterio en el que lo acusa de ser un falso héroe y asesinarlo para ser el único y “nuevo Iron man” provocando el ya conocido odio mundial a Spider-man y la mala suerte Parker.

¿Qué le depara el futuro a Spidey?

Kevin Feige y Amy Pascal no son los mejores amigos pero han sabido compartir a nuestro amigable vecino y parece que en esta cinta se entendieron mucho mejor que en Homecoming donde se notó por completo que ambos tenían un versión distinta de lo que querían hacer.

Sony, al parecer continúa con la idea de llevar a los 6 siniestros a la pantalla grande y Marvel Studios, quiere convertir a Spider-man en el nuevo centro del MCU, esperemos que se pongan de acuerdo y que los fans salgamos ganando como en esta cinta.