Andy Muschietti nos trae una aventura de comedia y terror plagada de referencias…

Luego de 27 años, el club de los perdedores se vuelven a reunir para recordar y vencer… ¿Por dónde empezar con esta cinta? Iba a poner advertencia de spoilers pero de esta cinta simplemente es difícil hablar sin ellos ya que además de que es una historia que ya todos conocen, están la serie de los 90s y el libro para respaldar algo que el tráiler lastimosamente quemó.

Una mirada general a la cinta

Se rescataron muchos elementos del libro que habían sido olvidados en su antecesora. Y sorprendentemente lo mejor de la cinta recae en los flashback, nuevamente los personajes de niños se llevan la cinta, aunque no hay mayor queja sobre su versión adulta, quizás un poco con Henry Bowers, en el libro es un personaje demencial y profundo, complicado y detestable. En esta cinta cuando vemos aparecer su versión adolescente pensamos alv esto se va a descontrolar, y más cuando vemos esa calca del libro dónde es arrestado e involuntariamente “confiesa” ser el responsable de tanta desgracia en Derry al exclamar “los mataré a todos”. Pero lastimosamente su versión adulta es caricaturezca y está ahí porque tiene que estar, y sólo sirve de puente para que los protagonistas puedan vencerlo fácilmente.

It Chapter 2 tiene el mismo problema que el libro pero potenciado, si bien en el libro comprendes que la historia no es lineal, en la cinta es un tanto abrumador que durante las primeras dos horas los recuerdos y aventuras individuales te orillen a exigir que se den prisa, se reúnan en la casa y enfrenten lo más pronto posible a Pennywise. Esto va a sonar feo pero la manera en que el payaso acosa a cada uno por separado es repetitiva y desesperante, es la misma fórmula en cada caso, el protagonista busca un objeto de valor que le traerá recuerdos y en el proceso se encuentran con Pennywise que se transforma en algo, los corretea y les grita con una especie de gemido o rugido chillón, pero no les hace nada, ojo esto lo hace en cada aparición y después de las primeras dos veces hasta parece predecible.

Bill Skarsgard

Nuestro antagonista hace su trabajo y lo hace bastante bien, no es sublime ni magistral, digamos que cumple. Su mejor escena ni siquiera es con alguno de los protagonistas, es en un partido de béisbol con una víctima que no volvemos a ver, si hay alguna escena digna de aplaudirle es esa. Porque hay mucho de fondo, psicología, suspenso y lastimosamente se adapta a la violencia real que vivimos en estos días. La química de Skarsgard con los actores adultos es aceptable pero no tan buena como lo fue con los niños en la primera parte.

Los protagonistas

Al ver el reparto, sobresale James McAvoy y todos creímos que sería nuestro personaje favorito, después de todo interpretaría al líder de los perdedores pero su personalidad está sobre estimada en esta cinta. Cuándo él llega todo se vuelve tan serio que raya en lo surreal, Bill en el libro sí, es el líder, pero tiene tanto miedo como el resto de sus amigos y palidece muchas veces cuando no sabe qué hacer, eso se ve reflejado cuando se quiebra en la alcantarillas y todos le exigen que busque la salida. En esta película pretende enfrentar a Pennywise solo, cuando su contraparte literaria es exageradamente fiel a la idea de permanecer juntos.

Sorprendentemente quién más resalta es Bill Hader, su interpretación como Richie, es la mejor desarrollada, el personaje es profundo y lleno de duda, complejo y al igual que en el libro utiliza la comedia como medio de defensa. Además aquí tiene un secreto que sólo Pennywise conoce y conforme se desarrolla la historia podemos adivinar lo que es, pese a que esto no está en el libro.

Otro personaje que resalta es Eddie Kaspbrak, interpretado por James Ransone, es muy bien explorado y aunque no llega a perder el brazo como en el libro, su historia, traumas y conclusión sí se apegan perfectamente.

Beverly Marsh

Sin duda el personaje más importante en la cinta lo interpreta Jessica Chastain, y aunque la versión de Annette O’Toole dejó la vara muy alta, lo logrado por la actriz en esta cinta es sencillamente exacta con respecto al libro. Sigue siendo el personaje del que todos sacan su fuerza y valor.

Y hablando de valor, no es por desvalorizar al resto del elenco pero se siente plano, incluso cuando el personaje de Jay Ryan debía brillar, no se queda más que en un tipo bien parecido que nada tiene que ver con el gordito poeta que solía ser. Y ni hablar de Isaiah Mustafá (Mike), cuya participación fue alargada, pues hasta dónde se recuerda, él no participa en la batalla final debido a las heridas producidas por Henry. Además aquí hay algo molesto, es él quien pretende eliminar a It con el ritual de Chüd, que en el libro es revelado por la Maturin (una tortuga que básicamente vómito el universo) a Bill, pero aquí no hay tortuga y no nos terminan de explicar en lo que conociste dicho ritual, sólo que se deben quemar los objetos y se puede atrapar a Pennywise. En el libro tiene que ver con el macrocosmos y es en efecto la única manera de derrotar a esta entidad. En esta cinta pierde valor cuando el propio payaso señala que es un placebo ¿Es neta? ¿O sea que las dos últimas horas viendo a estos señores buscar sus objetos fue en vano?

El personaje de Stan salió tan poco que es difícil hablar de él, pero el argumento de su carta, explicando su suicidio como el único impulso para unir al grupo es un desastre.

La derrota

Si bien en el libro son Richie y Bill quiénes asestan el golpe final en el corazón de la criatura, aquí lo hacen todos y parece más poético, por decirlo de algún modo. Pero lo malo reside en que nuevamente se logra esto por la palabrería, la humillación y el ataque psicológico a la criatura, algo que raya en lo ilógico, hablamos de una entidad que es más antigua que la tierra misma ¿y sucumbe ante los insultos de un grupo de personas mentalmente inestables?

El gran defecto de la cinta

Aquí no solamente se utilizan elementos de la cultura pop pasados lo 80s, si no que se abusa de este elemento, todo el tiempo vemos cameos, referencias y hasta una especie de homenaje a Freddy Krueger, pues It lidia con los protagonistas de la misma manera, haciendo el tiempo de pantalla del payaso mínimo pues se manifiesta más de otras maneras.

Lo más terrorífico es cuando It comete atrocidades, no cuando trata de asustar a los protagonistas, y es algo que queríamos ver, pero lamentablemente nos mostraron muy poco de ello.

Además hay que resaltar el porqué para algunas personas el libro o la serie de los 90s asustan más y es porque el CGI y los jumpscare son el elemento terror aquí, no una trama psicológica ni un disfraz inquietante.

Conclusión

La película es disfrutable, aunque aplica la fórmula Marvel de recurrir al humor en situaciones incómodas para aligerar el camino de casi tres horas en las que a decir verdad se vuelven pesadas. Pero si tiene uno que otro momento de tensión y puede que te alegres de no ser tú quién está metido ahí.

Calificación: 3/5