Jugar con lo que la mente humana puede crear es una perfecta herramienta para crear terror y suspenso en un filme. Podríamos mencionar más de un ejemplo en el que se haya usado de manera satisfactoria. Sin embargo, si ni el guion mismo sabe qué está pasando logra convertirse en películas como Presencias del Mal.

En esta cinta, adaptación del libro ‘The Turn of the Screw’ y dirigida por la cineasta Floria Sigismondi, se cuenta la historia de Kate, una profesora joven, ingenua e idealista que busca hacer una diferencia en los años 90 a través de sus enseñanzas. Bajo estos ideales toma la labor de ser la institutriz personal de dos niños huérfanos, quienes viven en una casona que esconde terribles secretos.

Presencias del Mal, tiene todos los elementos para causar terror y ansiedad en sus espectadores; se desarrolla en una casa enorme llena de pasadizos alejada de la civilización, un adolescente ‘creepy’ interpretado por la estrella de Stranger Things, Finn Wolfhard y a  Mackenzie Davis, quien interpreta  Kate abrazando cada uno de sus pensamientos y reacciones. No obstante, a pesar de sus puntos a favor termina por estrellarse con un guion que no sabe hacia donde se dirige.

A lo largo de la película, aparecen personajes y situaciones que carecen de una dirección en concreto. Lanza y lanzan posibles caminos sin que ninguno termine por concretarse o si quiere compagina con la historia. Es decir, quieren abarcar tantos flancos que terminan por descuidar el hilo principal.

Es gustoso cuando al final de una cinta no sabes si lo que aconteció es real o sólo parte de la imaginación del personaje, sin embargo, y sin spoilers, el final termina por ser incomprensivo pero no de manera agradable, llega de manera repentina dejando la sensación de que faltaron cosas por contar para que se llegara a este resultado.

 

Después de ver Presencias del Mal podrás terminar enfadado o confundido con lo que viste pero de no hay manera de que logre espantarte, que al final del día ese es el objetivo del género de terror ¿no?

 

*Este fin de semana también se estrena Jojo Rabbit