El problema de interpretar un personaje por más de una década es que se queda pegado a ti a menos que hagas algo completamente diferente. A Scarlett Johanson le está yendo bien en ese rubro y no le supuso un reto el alejarse de la Viuda Negra para estar doblemente nominada al Oscar. Por otra parte, para Robert Downey Jr. no ha sido fácil y terminó por caer en la película  Dr. Dolittle.

Los comentarios no han sido los más positivos y mucho se está comentando de lo mala que es la película… sin embargo, no es tan mala como la han pintado. Simplemente es una premisa familiar para los más pequeños.

El guion cuenta con algunos deslices en los que se pierde la atención del público, el ritmo se ve perdido por estas desviaciones en la historia y algunos chistes pueden estar forzados y fuera de lugar; pero, no es tan malo como se lee, es sólo tenerle paciencia y entender que esto no es una película de superhéroes y mucho menos para jóvenes o adultos un tanto amargados… como yo.

Quizá mi problema principal para con la cinta es la actuación de Robert Downey Jr. quien regala un Dolittle al estilo Sherlock Holmes pero aniñado y soso. No logra encontrar la manera de abrazar al personaje sin haber dejado su interpretaciones pasadas.

Los animales y su animación no son un problema pero tampoco significan una gran sorpresa o un plus del que se pueda jactar. La cinta es plana en todo sentido con unas cuentas risas gratuitas para quienes se dejen llevar por las aventuras de este doctor. Personalmente, me quedo con la versión de Eddie Murphy, que tampoco es que sea la mejor película.

 

Te podría interesar: