Las mujeres nos hemos ido abriendo camino en industrias que estaban principalmente reservadas para los hombres. La de los videojuegos es una de ellas y el panorama pinta cada vez más favorable tanto en el ámbito de las jugadores profesionales, como para las espectadoras y para tras bambalinas para quienes hacen posible que las grandes competiciones se lleven a cabo. Siguiendo esta línea platicamos con Karen Páez, responsable del área deportiva de los videojuegos para la LVP.

La Liga de Videojuegos Profesional (LVP) es una empresa que organiza eventos y competiciones de videojuegos con presencia en España y Latinoamérica teniendo más e 30 mil espectadores, así como el respaldo de grandes patrocinadores en México.

Karen comenta que la pandemia derivada de la COVID-19 les permitió alcanzar esta meta que se viene trabajando de años atrás y que se le reconozca aún más a los E-sports como un deporte profesional, y que al ser una industria que se puede manejar en su mayoría vía remota, la cuarentena no representó un problema, por lo que han podido llevar a cabo eventos importantes inclusive con futbolistas mexicanos en vista de que los estadios estaban cerrados.

Y cuando de las mujeres se trata hay mucho interés en que se sumen a estos proyectos y a los e-sports. Karen comenta que en cuanto a consumo las mujeres están muy a la par de los hombres, pero que esa cifra se disminuye cuando se trata de las competiciones, un campo en el que aún hay mucho espacio para mejorar, siendo cuestión de que las mismas mujeres se interesen más en ser participes y no sólo espectadoras.

En este sentido de la inclusión Karen comenta que los e-sports son mucho más afables con el sexo femenino que los deportes tradicionales. Exiten equipos mixtos y femeninos y actualmente hay varias competidoras demostrando mucho talento en distintos países del mundo. Inclusive, ella misma fue una participante de los e-sports y ha sido testigo de como los paradigmas y las percepciones hacia las mujeres ha ido cambiando.

Su carrera comenzó por allá del 2001, confiesa que no hubo un gancho general que la llevara a sumarse más que su propio espíritu de competencia. Y los comentarios hacia ella como mujer no paraban de llegar, pero eso sólo la hizo más fuerte y la alentó a no darse por vencida:

Mucha gente detrás de la pantalla suele decir lo que sea. Pero eso no te define a ti, los define a ellos. [Aunque] toda mi carrera fue definida por los trolls ¿Creen que las mujeres y los equipos femeninos son malos? Pues van a ver…

Comenzó en equipos femeninos porque entre mujeres se llegó a sentir más cómoda. Y con los equipos mixtos logró obtener mucha más experiencia. Ahora a dejado atrás esos años de competición y se dedica a estar tras bambalinas de varios eventos, confesando que durante la curva de aprendizaje en este nuevo cargo le resultaba incómodo ser la única chica:

La mayoría de los jugadores son muy inmaduros. Al principio era incomodo estar en una gaming house siendo la única chica. Pero se juntaba la inexperiencia de todos.

Finalmente hizo hincapié en que la Liga de Videojuegos Profesional en México está comprometida en que estos trolls no hostiguen a los participantes, ya sean mujeres u hombres. Cada equipo sanciona a como crea que sea conveniente, y desde la LVP baenan a aquellos usuarios que lleven su afición a otros niveles. Por lo que comentarios machistas, homofóbicos o racistas no son tolerados y se bloquean. Una gran ventaja que tienen al estar online.