Seguramente el nombre de Lin-Manuel Miranda no es ajeno a quienes gustan del teatro y recientemente del cine y las series. Este actor, escritor, cantante y bailarín ha conquistado a todos no sólo por su evidente talento, sino por su su sencillez y carisma. A veces estas características se dan por sentado y no se pregunta uno el trasfondo que se necesita para que exista un ser humano de esta calidad. Afortunadamente en el caso de este también compositor está el documental Siempre, Luis para mostrárnoslo.

Siempre, Luis nos narra la historia de Luis Miranda, consultor político puertorriqueño quien siempre ha luchado por los derechos de los latinos en Estados Unidos. Así que pareciera que aprovechando el momento político por el que atraviesa el país vecino, HBO se atreve a poner el foco en las aventuras y desventuras que ha tenido que atravesar Miranda padre para posicionarse y posicionar a sus hijos mientras lucha por lo que cree justo y correcto.

La cinta comienza con Miranda en una consulta con el médico debido a sus problemas del corazón, estableciendo desde el minuto uno que ni un infarto puede detener a este hombre. Después nos traslada al momento en que llegó a Nueva York en los años 70, pasando por la consultoría política que hizo a grandes figuras del país norteamericano, hasta llegar al momento en que utiliza todos sus recursos para ayudar a su amado Puerto Rico después de que dos terribles huracanes arrasaran con sus habitantes.

Aunque está claro desde el nombre que la historia pretende hablar de Luis Miranda, es imposible que su hijo prodigio no se robe el espectáculo, y el director es consciente de ello. Sabe que la figura pública de mayor renombre no es el protagonista, sino su progenitor, así que se engancha de él para contar la historia de su padre.

Lo anterior no es malo, sólo es una jugada muy cínica. Sin embargo imprime el sentimiento de pertenencia y el valor de una familia. Para aquellos que son fieles seguidores del creador de Hamilton, el ver este documental quizá los haga sentir más cerca de él. Conoce más del por qué Lin-Manuel se comporta como se comporta y de donde vienen los valores que tanto le caracterizan, al mismo tiempo que conocen al hombre detrás de la estrella.

Altruismo, carisma, humildad, sentimentalismo y un profundo sentimiento de justicia y hacer lo correcto son los componentes con los que está cimentado Siempre, Luis, y si eres fanático de Lin-Manuel, no deberías perdértelo.

Siempre, Luis estrena este fin de semana en HBO.