Ni Rian Johnson, ni J.J. Abrams, supieron entender Star Wars, Jon Favreau vino para darles una cachetada, así es como se hacen las cosas.

Durante mucho tiempo, Star Wars cayó en un bache, uno que lo dejó muy mal parado y que enfureció a los fans, después del desastre argumental de la última trilogía, todos creímos que debíamos dejar descansar a esta saga, enterrar el trago amargo un buen rato y quizás con el tiempo nos acostumbrariamos al nuevo canon. Sin embargo Star Wars sobrevivió, de la mano de Pedro Pascal y un muñeco.

Desde la forma de producir los capítulos con la tecnología Stagecraft hasta un argumento convincente y contundente, The Mandalorian se atrevió a hacer algo que nadie tenía presupuestado y es que ¿Quién iba a imaginar que una especie de wéstern galáctico nos iba a atrapar de tal manera? Uno empatiza inmediatamente con nuestro protagonista y con el pequeño Grogu, traer personajes conocidos y tan entrañables para los fanáticos como Ahsoka Tano o la propia Bo-Katan parecían grandes gestos y cuando creímos que con Boba Fett, no podíamos pedir más, nos trajeron de vuelta a Luke Skywalker, con todo y R2D2, no solo eso, la teoría era que utilizarían otro actor pero la tecnología nos permitió ver de vuelta a Mark Hamil en el personaje que le dió todo.

Esto es lo que Star Wars necesitaba, no protagonistas planos o historias rebuscadas, esto es la escencia de Star Wars, 5 minutos de Luke Skywalker en su máximo esplendor fueron mil veces mejores que una trilogía completa en la que intentaron renovar destruyendo todo en el proceso.

La última trilogía tuvo casi mil millones de dólares de presupuesto, y The Mandalorian con apenas el 10% de eso, logró enamorar a los fanáticos, irónico pero fantástico.

Además de una buena escena post créditos sobre la serie de Boba Fett, que fue como otro obsequio, The Mandalorian fue sencillamente perfecta, una serie que deja hecha pedazos a la última trilogía y rescata lo mejor de las obras clásicas de George Lucas.

Hablando como fan, no pude evitar gritar y saltar de emoción al ver ese final de temporada tan asombroso, el sable verde, el uso de la fuerza, y cuando finalmente nuestro Jedi favorito se reveló y tomó en sus brazos al pequeño Grogu, lo supe, esto… esto y no más es lo que Star Wars necesitaba.

¿Que sigue?

Difícilmente vamos a saber por dónde va la tirada ahora, pero confiemos en Jon Favreau, fue el responsable del inicio del MCU y ahora es también quien le ha dado vida de nuevo a Star Wars, podríamos soltarnos a especular teorías locas pero por ahora lo mejor disfrutar este glorioso episodio que desde las 3am empezó a romper el internet, empiezan a llover los memes, las menciones, las capturas de pantalla. Star Wars vive… Que la fuerza los acompañe.