Cobra Kai: Un viaje de nostalgia y adrenalina

La tercera temporada llegó y trajo caras conocidas, drama, nostalgia y adrenalina en cada capítulo.


Todo fan de Karate Kid probablemente amó las primeras dos temporadas pero lo más seguro es que esta, creada por Netflix, sea la mejor y la más amada; claro que nos dejaron a la espera de una inminente culminación con un enemigo realmente perverso, pero de eso hablaremos más adelante.Los 10 capitulos de esta temporada se pueden ver en una sola sentada y es que todo el tiempo están pasando cosas, no puedes respirar y pensar en lo que harán nuestros protagonistas porque ya están reaccionando, pero eso no significa que la serie vaya a prisa, se da el lujo de contarnos cosas del pasado que en las películas apenas se podían intuir, nos deja ver fragmentos de las mismas para darles un nuevo significado a lo que sucede en el momento y sin duda darle contexto a algunas cosas que parecían huecos argumentales en las películas, sobre todo en la segunda y la tercera.


Si no eres fanático de Karate Kid, probablemente la serie te gustará y listo, pero si has visto antes las películas vas a disfrutar cada detalle, cada referencia, porque sí, como fan te hace soltar varias sonrisas con las caras del pasado, con el crecimiento personal tanto de Jhonny Lawrence como del propio Daniel Larusso.

El enemigo de mi enemigo (Spoilers a partir de aquí)


No hay mejor manera representar lo que la enigmática frase significa, Cobra Kai probablemente llegó en un momento que sabe utilizar perfectamente el factor nostalgia, tener fe vuelta a personas como Chozen Toguchi, interpretado por el mismo Yuji Don Okumoto e incluso a Tamlyn Tomita en su papel de Kumiko son cosas que se agradecen y que sin duda muestran cuanto amor y dedicación se le puso a esta temporada.

Por otro lado tenemos la disputa juvenil que venimos arrastrando desde la primera temporada entre los estudiantes que heredan el legado del Karate, pero aquí hay un factor que se destaca más allá de las actuaciones de William Zabka y Ralph Macchio, incluso mucho más que la de Xolo Maridueña, cuya actuación es de por sí formidable, la persona que se lleva los aplausos esta temporada es Martin Kove, pues no dio un John Kreese realmente temible, un megalomano completamente difícil de odiar pero que es un villano en toda la extensión de la palabra.Sin duda el regreso más enternecedor en esta ola de nostalgia es el de Ali Mills, interpretado por la misma Elisabeth Shue, nos anunciaron su llegada desde el final de la segunda temporada pero no la vemos hasta el final de la tercera temporada y se siente tan orgánico, porque además tiene un papel fundamental, prácticamente es quien pone a todos en su lugar al decirnos que nadie es tan bueno ni tan malo, Johnny y Daniel pueden tener su versión de las cosas pero la verdad está justo en el medio y deben trabajar en equipo para derrotar a un enemigo en común.

Mucha nostalgia ¿Y las peleas?

Cobra Kai ha sabido entregarnos grandes secuencias de acción, muchos temían que las peleas bajaran su tono tras la adquisición de Netflix pero es satisfactorio reconocer que no fue el caso, cada combate es brutal, en la correccional de menores, en un centro recreativo, en un taller mecánico, que bien pudo ser la mejor pelea ya que vimos a Jhonny y Daniel pelear codo a codo, pero llega el punto en que al puro estilo de Daredevil vemos una pelea campal en un solo plano secuencia sin cortes y no es nada condescendiente porque no pasa lo que uno se imagina y menos lo que uno quiere que pase.

La resolución

Todo lleva a una sola cosa y es que Daniel y Johnny deben enfrentar a Kreese en lo que se vaticinaba desde el comienzo de la temporada y cuando llega ese momento solo se puede sentir un sabor agridulce pero no es porque la pelea decepcione, al contrario, es porque es buenísima y aún así el villano se sale con la suya dejándonos un sentimiento de impotencia al ver que el hijo de Johnny le da la espalda a su maestro y a su padre por un sujeto malvado con todas sus letras.
Después de la dosis de adrenalina nos dejan caer la bomba de que el pasado de Kreese es brutal pero recordándonos que Terry Silver sigue ahí, y vendrá a la cuarta temporada a ser un dolor de cabeza mucho peor que el propio Kreese, pues de ante mano, Silver fue el mayor villano en las películas, todo esto con la toma final de Daniel y Johnny entrenando a Cobras (Ahora águilas) y Miyagi’s dojos por igual en una postal que todos los fans van a recordar durante años.

En pocas palabras…

Cobra Kai es una p*** joya, vale completamente la pena cada segundo invertido en ella y la tercera temporada ha dejado la vara tan alta, que aunque no es difícil imaginar lo que Netflix tiene planeado, estaremos ansiosos por ver el final.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .