ENTREVISTA: Sergio Tovar Velarde, 25 años de plasmar sueños en películas

Tal como lo estipuló Sergio Tovar Velarde en nuestra plática, 25 años es un número importante, no es lo mismo cumplir 22 o 27 que exactamente un cuarto de siglo, y esta es justamente la cifra que el director ha alcanzado como cineasta; por lo que, sin tenerlo del todo preparado, ha iniciado una celebración virtual titulada ‘25 años de películas‘ con la que rememora sus filmes realizados desde 1995 a la fecha. Cada martes publica y comparte un trabajo diferente, donde al final hay una charla virtual, siendo su cortometraje Edén el más reciente, y a propósito de este lanzamiento es que pudimos platicar con Sergio, quien nos abrió las puertas a su celebración.

Panda, como le llaman sus amigos, comenzó con este tour el 23 de diciembre, y desde entonces le dedica diferentes publicaciones en redes sociales para acercarse más con el público interesado en su carrera. De acuerdo con sus declaraciones, la respuesta por parte de los espectadores ha sido muy favorable, y esta retrospectiva a ayudado a que conozcan más de su trabajo y se acerquen a largometrajes y cortos que han sido restaurados para su exhibición en YouTube.

Estos 25 años los está celebrando con todas las producciones que ha hecho, sin hacer feo de sus primeros trabajos a los que denominó como ‘menos profesionales, pero en sus propias palabras, le parecía más adecuado mostrar su evolución como cineasta:

El tour comenzó con películas que hice cuando tenía 12 años… Algunas personas dirían que convenía más comenzar con los trabajos más profesionales, pero como para mí es muy complicado saber en qué momento me convertí en un cineasta profesional, y cuando dejaron de ser juegos de un niño, mejor incluir todo. Ha sido una experiencia gozosa.

Sergio nos cuenta que los temas que toca en sus películas no son gratuitos y están muy apegados a los momentos que estaba viviendo cuando decidió hacer cierto cortometraje o largo:

Se nota mucho el cambio de cuando yo todavía vivía en Tepic a cuando me mudé a la Ciudad de México. Se nota mucho el cambio de cuando yo establezco y decido que voy a asumirme como gay, y lo hice con una película. Es decir he ido dejando mis experiencias a través de ellas.

Lo fortuito de esta celebración es la trinchera inspiradora sobre la cual el director invita al espectador a disfrutar del material. En lugar de tomar el camino del egocentrismo, Sergio se posiciona como un niño soñador y loco que abre su corazón a través de el lenguaje que mejor habla: el del cine. Además, no sólo está sirviendo como acercamiento al público, sino también como una contraposición de él con su yo del pasado, al dejar tantas vivencias y analogías a su vida dentro de los filmes, el recorrer este camino de 25 años una vez más bajo otra óptica le ha removido fibras sensibles, y lo ha enfrentado a recuerdos que se creían olvidados superados.

Revisando me doy cuenta de que en algunos momentos intenté emular a otros directores, o verme más maduro. Pero siempre llega un punto en el que giro el volante y me digo ‘no es por ahí’… Este recorrido me obliga a cuestionarme a mí mismo.

Hablando de Edén  tuvo su premier en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) y obtuvo el premio a Mejor cortometraje en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF) y en el Festival Internacional de Cortometraje Shorts México, entre otros. Fue parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Morelia y recorrió países como Alemania, Francia, España, Argentina e India. Se exhibió también en el Festival de Cannes dentro del programa Best of Award-Winning Films de Short Film Corner.

Edén narra el extraño caso de una niña a quien le crece una planta dentro del cuerpo. Su abuelo, desesperado, lucha por salvarle la vida mientras intenta que la pequeña no se entere del enorme rechazo que su situación provoca entre los demás habitantes del pueblo. Para el director esta es una historia de rechazo, de cómo como sociedad tendemos a separar y señalar lo que es diferente a lo establecido. Es también una reflexión a florecer después de la muerte y cómo se renace después de una experiencia de repudio por parte de los demás.

Para Sergio, su edén es un pequeño escondite que tenía de niño, reflexiona diciendo que el paraíso es más una sensación que un lugar, pero si tuviera que señalar alguno, en definitiva sería ese lugar de su infancia en el que, muy acorde a su apodo, se escondía como panda.

Aunque 25 años de carrera no son poca cosa, el director está dispuesto a ir por más, finalizando sus comentarios con ‘Si la banda sigue tocando, yo seguiré bailando al ritmo del son’. A continuación puedes disfrutar del corto Edén, disponible en YouTube:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .