BLACK WIDOW CRÍTICA | Que esta sea una lección, Marvel

A lo largo de sus más de 10 años Marvel Studios ha ido sumándose a las agendas políticas y sociales, es decir, ha evolucionado, cambiado y se ha unido a la inclusión de minorías que tanto necesita la industria cinematográfica. No obstante, como todo cambio, no ha sido lineal ni libre de tropiezos. En pocas palabras, hay mucho que señalarle a la franquicia y su nueva película Black Widow no es la excepción.

Conocimos a Natasha Romanoff hace ya bastantes años como agente encubierta en Iron Man 2. La fuerza, la actuación (y por supuesto el cuerpazo) de Scarlett Johansson, hicieron que se convirtiera en un personaje recurrente dentro del MCU. Hay que enfatizar “recurrente”, más no protagónico. Siempre funcionando como un “héroe de apoyo” más que como la heroína principal.

Ahora con una cinta programada para estrenarse en 2020, por fin Romanoff/Johansson, tienen la oportunidad de acaparar los reflectores y de demostrar que pueden salvar al mundo por su propia mano. Es así como Cate Shortland dirige Black Widow, incluyendo a Florence Pugh, Rachel Weiz y David Harbour, quienes acompañarán a Natasha en lo que se tiene denominado como “su último viaje”.

Esta nueva historia toma lugar después de los eventos ocurridos en Capitán América: Civil War, cuando Natasha rompe los tratados de Sokovia y debe huir para no ser encarcelada. La temporalidad en la que se sitúa la película es su primera debilidad, porque aun con toda la acción, las escenas de batalla bien coreografiadas, y la increíble inclusión de Florence Pugh, la película carece de sorpresa o emoción, ya que al final sabemos cual es el destino de Black Widow tras lo que nos mostraron en Avengers: Endgame. Así que dos cosas son seguras: en esta película no se muere, y en la otra sí se murió.

Esta cinta se siente tardía, y la culpa no es del todo de la pandemia. Marvel Studios se empeñó en darle prioridad a cualquier otro personaje antes de brindarle una película en solitario a esta vengadora, y las consecuencias las paga con creces. Está por demás decir que el estudio va 10 años tarde en cuanto a la representación de heroínas y mujeres, si bien ha intentado hacer su lucha, el no saber cómo manejar el tema y el no haberlo hecho antes es lo que hace de Black Widow una película obsoleta, inclusive dentro de su propio universo.

Y, como si esto no fuera suficiente, vuelven a tener el problema de los malos villanos y no porque sean en realidad malévolos, sino porque están caricaturizados y fuera de la liga de la protagonista. Lo anterior hace que la misión de Natasha -por más difícil que no las quieran vender- se sienta como pan comido. Y si bien nunca se siente la emoción por que el personaje cumpla con su propósito, si resalta una necesidad por elevarla al hacerla casi indestructible. Vaya, que ni Tom Cruise ha sobrevivido a tanto.

A pesar de todo, Black Widow tiene sus aciertos, y todos recaen en sus escenas de acción, su banda sonora y soundtrack, y por supuesto su elenco en el que Florence Pugh demuestra que no hay género que se le resista. El saber que seguirá siendo parte del MCU es una de las esperanzas que deja esta película.

¿Extrañaremos a Natasha/Scarlett? Por supuesto ¿Hubiera quedado mejor una película en la que no supiéramos que ya estaba muerta o que tomara lugar en algún momento de su pasado? Claro que sí, esperemos que Marvel haya aprendido la lección y le de el lugar que le corresponde a sus personajes femeninos.

¿Deberían ver Black Widow? Eso siempre queda a su consideración.

Black Widow estrena en cines y en Disney Plus con Premiere Access este 9 de julio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .